lunes, 22 de mayo de 2017

NI EDUARD ESTIVILL NI CARLOS GONZALEZ. NO HAY DOS CORRIENTES, SÓLO UNA MENTIRA.


Hace años que vengo leyendo artículos, divulgativos y científicos que hablan de dos corrientes en la crianza de los hijos. Por una parte, está la que aquí consideramos como "crianza de toda la vida" con sus "cachetes a tiempo", destete temprano, introducción temprana de papillas y purés, sueño en solitario impuesto a la fuerza, etc. Por el otro, está un tipo de crianza llamada de múltiples maneras: crianza natural, crianza respetuosa, crianza corporal, etc., que aboga por lo que muchos consideran una vuelta a los orígenes remotos del paleolítico en el que los bebés dormían con sus padres, mamaban a demanda hasta bien entrada la niñez, empezaban a comer los alimentos de los adultos sin purés ni papillas de por medio y los niños disfrutaban de un respeto y un contacto por parte de los adultos  que hoy en día casi no se practica. Una crianza que autores como Mederith Small con su "Nuestros hijos y nosotros" o Jean Liedloff con "El concepto del continumm" pusieron encima de la mesa frente a la sociedad occidental a finales del siglo pasado, donde las normas de crianza eran dictadas por la pediatría y la psicología de finales del siglo XIX y principios del XX, ambas dominadas, entre otras cosas, por el oscuro conductismo de Skinner, Pavlov o Watson y los intereses de la industria alimentaria productora de leche artificial y alimentos infantiles. 


El caso es que estos artículos presentan la situación actual como la existencia de dos corrientes enfrentadas en la crianza de los hijos, lo que da la falsa idea de que podemos elegir entre dos alternativas al mismo nivel: puedes imponer el sueño en solitario a base de dejar llorar a tu bebé, como defiende el doctor Eduard Estivill, o puedes dejarle dormir contigo como defiende el doctor Carlos González o la psicóloga Rosa Jové (por citar a los tres más populares dentro de la literatura divulgativa para padres). Puedes amamantar a tu hijo o puedes darle biberón. Puedes llevarlo en cochecito o portearlo en portabebés. Puedes subirlo a un andador o dejar que gatee. 

Pero la situación es sutilmente diferente. La realidad es que amamantar a nuestros hijos a demanda y sin interrupción de la lactancia, llevarlos de bebés pegados a nuestros cuerpos, dormir con ellos, etc., son los comportamientos BÁSICOS de la crianza humana. Cualquier variación de ese comportamiento supondrá una situación de tensión, un estrés especialmente para la criatura, pero también para su madre y los adultos encargados de su cuidado, ya que toda nuestra fisiología evolucionó en armonía con el mismo. Este estrés podrá producir o no una respuesta tóxica, pero lo que es seguro es que influirá significativamente en el desarrollo del menor.

Los humanos, como animales racionales que desarrollamos culturas complejas, hemos ido cambiando muestro comportamiento instintivo a los largo de las generaciones, intentando ajustar la crianza de nuestros hijos a las exigencias culturales. De esta manera, actos como ponerlos a dormir en una cuna lejos de su madre, introducir la alimentación complementaria a base de papillas antes incluso de que tengan dientes, imponer horarios a en la alimentación del lactante, utilizar leche animal adaptada en lugar de leche humana, etc., fueron cambios realizados a ciegas, en la gran mayoría de ocasiones ni siquiera por el interés del niño o de su madre, sino por las exigencias económicas, sociales y religiosas del momento, diseñadas, entre otras cosas, para garantizar la supremacía del varón sobre la mujer, y el domino de una clase poderosa sobre otra sometida. Así, esa costumbre de las clases dominantes de mandar a los bebés a criarse al campo con una nodriza, lejos de su madre, ha costado la vida a miles de criaturas (y madres). Incluso sin ser tan drásticos, consejos médicos del siglo pasado como poner a los bebés a dormir en solitario en una habitación separada, o ponerlos a dormir boca abajo, ha resultado también trágicamente mortal para miles de bebés. Aunque, bajo mi punto de vista, la sustitución de la lactancia materna por la alimentación con leche animal adaptada ha sido uno de los experimentos no controlados más mortíferos de la humanidad. 

Con la consolidación en el siglo XX del método científico, seguido en los años setenta por el desarrollo de una sociología de la ciencia muy crítica con el mismo y dispuesta a superar el inocente positivismo del pasado, muchos de estos comportamientos que se creían científicamente demostrados y universalmente correctos y aplicables fueron reconocidos como productos de determinantes culturales existentes en momentos concretos, que podían o no seguir vigentes en la actualidad. Se hizo así evidente que el apoyo que recibían de los expertos era la consecuencia de una ciencia realizada bajo un importante sesgo, no siempre reconocidos por unos profesionales sumergidos en el positivismo mertoniano, según el cual la ciencia se produce con absoluta independencia de los determinantes culturales y los intereses de la sociedad que la genera. Algo que hoy sabemos que no es verdad, y diversas escuelas de sociología han definido ya distintos marcos teóricos que se ajustan a la producción científica actual con mucho más realismo que el descrito en su día por Robert King Mertón. En estos marcos teóricos se admite la influencia de los valores culturales y de los intereses económicos en la producción científica, así como la existencia de incertidumbres que no pueden ser resueltas simplemente aplicando más ciencia: todo ello lleva a cuestionar el papel del experto como única autoridad capaz de resolver las problemáticas científicas con importantes implicaciones en la salud y el bienestar de la población. 

En resumen: ahora reconocemos que muchas normas de crianza supuestamente basadas en ciencia y defendidas por médicos y psicólogos durante siglos, en realidad son producto de una ciencia mal entendida y aplicada. Por lo tanto, la llamada crianza natural, respetuosa o corporal no es una corriente que nace de la nada como alternativa a la crianza "tradicional" de nuestra sociedad, sino el producto del desarrollo de verdadera ciencia en el campo de la salud infantil. Es la consecuencia de la buena aplicación del método científico, por fin correctamente contextualizado por los conocimientos que los estudios sociales de la ciencia nos ha aportado en los últimos cincuenta años

Con palabras sencillas: es el reconocimiento de que lo que se decía que "tenía que ser así" de manera absoluta, en realidad no tiene por qué serlo, porque esa afirmación no tiene ninguna base científica

Es la liberación de unos determinantes culturales que hacían más mal que bien. Y es el reconocimiento del daño causado. 

Así que para nada son dos corrientes alternativas al mismo nivel. La crianza corporal es la consecuencia de la caída de la venda de los ojos y, por lo tanto, viene a sustituir y a liberarnos de una serie de comportamientos aberrantes y dañinos que, ahora sabemos, no tienen ninguna evidencia científica detrás

No se trata de volver al paleolítico, sino de criar a nuestros hijos teniendo presente su naturaleza humana y sus necesidades primales básicas, y ejerciendo cualquier variación del comportamiento natural desde el respaldo de una ciencia basada en la evidencia de un método científico bien aplicado, y muy consciente de sus límites y sus fortalezas. 






26 comentarios:

  1. Buenos días, María, me gustaría puntualizar algo, con tu permiso. Luther E. Holt y Watson fueron los expertos que difundieron el desapego de forma masiva en el siglo XX.
    Hay nombres y apellidos detrás de su financiación: la familia oligopolista petrolera Rockefeller. No es ninguna conspiración oculta ni secreta, está en sus biografías y sus trayectorias profesionales, accesibles y públicas. Lo que sí me parece curioso es que nunca se mencione y todavía no se conozcan estos vínculos, cuando la asociación entre desapego y crianza estilo "Rockefeller" es clara.
    Y las pruebas aquí:
    - Luther Emmett Holt fue el pediatra que difundió el bulo pseudocientífico de los horarios basándose en... http://www.lasinterferencias.com/2015/10/05/no-es-conspiranoia-se-llama-capitalismo-y-estado/
    - El conductista Watson: http://www.lasinterferencias.com/2016/04/04/el-origen-de-los-estilos-de-crianza-actuales-2a-parte/
    - Más sobre los estilos de crianza: http://www.lasinterferencias.com/2016/01/31/el-origen-de-los-estilos-de-crianza-actuales/

    Un abrazo. Tania

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias Tania. Conocía a Holt, sí, me encontré con su libro The Care and Feeding of Children, cuando estaba escribiendo el proyecto del sueño y quise hacer un poquito de historia. Me miraré los enlaces que has puesto, gracias.

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho tu post! Encima se nos trata de locas, anticuadas e incluso machistas x el simple hecho de querer criar con apego y de forma, respetuosa... A mí me miran mal o me sueltan el típico "tan grande le das teta?" y tiene sólo 21 meses. En fin, gran post!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja mi hija tiene 31 meses y sigue con la teta...y así será hasta que ella lo decida.Siempre hay alguien que te pregunta..."sigue con la teta?" tendriamos que meternos nosotros en sus habitos alimenticios así se dan cuenta lo que es que te evaluen jajaja

      Eliminar
    2. Tienen algún sustento teórico para la lactancia extendida ( llamémosle después de los dos años)?
      Soy psicóloga y muchas veces se pone en cuestión eso por otros profesionales, aludiendo incluso que es una práctica abusiva por el contenido erótico y que se hace más que nada para beneficio de la madre, que el niño a partir de cierta edad ya no necesita leche materna y es contraproducente que siga tomando teta.
      Si bien antes pensaba así, ahora no y me encuentro a favor de la lactancia materna a demanda y extendida ( no tengo claro una edad ideal hasta cuando), me encuentro con necesidad de fundamentar ideológicamente y teóricamente eso. Gracias!

      Eliminar
    3. Bajo mi punto de vista el argumento es sencillo: lo natural, el comportamiento de base, es la lactancia hasta más allá de los 2 años. Posiblemente hasta alrededor de los 8 años, según los antropólogos (considerando diferentes variables como la dentición, el peso, el tamaño relativo, etc., salen diferentes edades, pero siempre más de dos años). Por lo tanto, los que deberían argumentar que es mejor destetar antes son los que lo defienden, ya que se trata de cambiar el comportamiento básico natural. Los argumentos tipo complejo de edipo y similares para mí no tienen ningún valor científico, ya que se basan en teorías anticuadas en las que nadie puede seguir creyendo ciegamente con un mínimo de rigurosidad científica. Son mero producto de una ciencia sesgada por el machismo, la misoginia y el clasismo de la época en la que se generó.

      Eliminar
  4. Que buen post. Enhorabuena. Es lo que llevo diciendo ya unos años. Y bibliografia para seguir aprendiendo. Gracias!

    ResponderEliminar
  5. Que buen post. Enhorabuena. Es lo que llevo diciendo ya unos años. Y bibliografia para seguir aprendiendo. Gracias!

    ResponderEliminar
  6. La diferencia para mi es que Carlos González o Rosa Jove precisamente hablan sobre estudios y dan las referencias. Que yo sepa, los libros de Estivil no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos y Rosa han sido pioneros en España en poner sobre la mesa la situación que describo. El problema es que los medios de comunicación no lo han presentado como un paso hacia adelante resultado de una mejor aplicación de la ciencia, sino como una alternativa, al mismo nivel que el comportamiento dominante representado por profesionales como Estivill. Por supuesto que hay muchos artículos científicos avalando el método Estivill, pero un análisis de esta literatura desde una perspectiva correcta permite ver el verdadero origen de estas supuestas "evidencias científicas" y por qué profesionales como Carlos y Rosa, y muchos más, empezaron a ofrecer en su literatura divulgativa otras evidencias y otro enfoque. Es importante que los padres conozcamos no sólo el contenido de los mensajes, también la historia que ha llevado a los mismos, para que podamos contextualizarlos y dar a cada "corriente" la importancia que merece.

      Eliminar
    2. Incluso ahora la renovacion educativa esta poniendose en debate a la par con la sociologia de la infancia La Pedagogia Blanca es una de esas y la verdad me encanta, me llama la atencion

      Eliminar
  7. Enhorabuena y GRACIAS en mayusculas, porque hay veces que aunque nosotras tenemos claro lo que queremos, parece que tiene que estar escrito para que tenga veracidad. Y tu das datos, gracias.
    Todos los dias me dice mi madre que deje a mi hijo de 19 meses en su casa para que se destete. Todos los dias...
    Hacen falta aun mas libros, mas estudios y mas mentalidad abierta para comprender...

    ResponderEliminar
  8. Wow!! Que excelente post!! La verdad tus palabras son tan claras, fluidas y describen NATURALMENTE lo que he sentido natural como mujer. Mi instinto humano, materno, considera que la crianza respetuosa, natural o corporal, es la Crianza Humana, sin más. Agradecidísima por tu valioso aporte con fundamentos antropológicos y científicos. Compartiré este escrito con otras madres.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias por el post, creo que bibliografía científica, pseudocientifica y de divulgación se puede dar hoy en día para casi cualquier tema. Sigo echando de menos un trato verdaderamente consciente del tema. Veo muy fácil teorizar sobre lactancia materna a demanda y extendida, la crianza respetuosa compartiendo el lecho con todos los miembros de la familia etc. Sin embargo me gustaría que alguna vez se tratara el tema con suficiente profundidad como para mencionar la situación de esas mujeres que trabajan y que estan conectadas a un sacaleches para mantener una lactancia en la cual su bebé si que toma leche materna pero el contacto con la madre es reducido al de un biberon. La situación de esas mujeres que se frustran porque por diversos motivos no logran la ansiada lactancia materna y sufren porque han interiorizado que sus hijos tendrán carencias y problemas psicológicos y de desarrollo a lo largo de su vida. Eso por no hablar de las dinámicas de pareja o familiares que se pueden ver afectadas por el colecho... Creo que el respeto comienza por aceptar que hay distintos puntos de vista y que la verdad absoluta no es propiedad de nadie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mucha literatura tratando los problemas que tu dices. Hay análisis realmente excelentes. Sólo tienes que buscar un poco. Este post no va de este tema. Va de la naturalización del sueño en solitario y de la ignorancia de la verdadera naturaleza humana. De como una ciencia puede basar sus recomendaciones y normativas en una mentira. Y eso es así. Es una realidad demostrada que cualquiera que se moleste en abrir los ojos puede ver.

      Por supuesto, tampoco estoy diciendo que "tienes" que colechar. Tu haz lo que quieras, faltaría más. Ahora, que bases tus acciones en las mentiras de otros es una pena ¿no? Yo al menos me sentí estafada cuando me di cuenta de lo que realmente pasaba.

      Eliminar
    2. 'Pero la situación es sutilmente diferente. La realidad es que amamantar a nuestros hijos a demanda y sin interrupción de la lactancia, llevarlos de bebés pegados a nuestros cuerpos, dormir con ellos, etc., son los comportamientos BÁSICOS de la crianza humana. Cualquier variación de ese comportamiento supondrá una situación de tensión, un estrés ―especialmente para la criatura, pero también para su madre y los adultos encargados de su cuidado―, ya que toda nuestra fisiología evolucionó en armonía con el mismo. Este estrés podrá producir o no una respuesta tóxica, pero lo que es seguro es que influirá significativamente en el desarrollo del menor.'
      Este es un fragmento de tu post en el que si que sugieres que hay que 'colechar' o al menos dormir en la misma habitación, cosa que dependiendo la familia no es posible. Y hablas de unas consecuencias en caso de no hacerlo.
      Que los métodos de los que hablas funcionaran en el paleolítico no lo dudo, porque no puedo demostrar lo contrario. Pero que el metodo porteo, lactancia a demananda ininterrumpida y demás es muy probable que no funcionen o no sean posibles para muchas mujeres de nuestra realidad actual.... Sólo hace falta abrir los ojos y mirar alrededor.
      'No se trata de volver al paleolítico, sino de criar a nuestros hijos teniendo presente su naturaleza humana y sus necesidades primales básicas, y ejerciendo cualquier variación del comportamiento natural desde el respaldo de una ciencia basada en la evidencia de un método científico bien aplicado, y muy consciente de sus límites y sus fortalezas.'
      Por último, aludiendo también a tu post me permitiré la osadía de recordarte que el método científico dice que para que la evidencia sea lo más consistente posible y evite sesgos al máximo, los estudios deben ser experimentales a poder ser prospectivos y si comparan dos opciones en dos muestras homogéneas de la población general mejor aún. Y claro el seguimiento debe ser suficientemente largo para evaluar con rigor los efectos a largo plazo.
      Yo tengo claro que no defiendo ninguna postura en concreto. Cuando se trata de educar y de criar a mis hijos lo haré lo mejor que pueda y sepa con los conocimientos y herramientas de las que dispongo

      Eliminar
    3. Es que se DEBE dormir con el hijo al menos hasta los 6 meses y preferiblemente todo el primer año. Para prevenir la muerte súbita del lactante. Esto es así, por muy políticamente incorrecto que sea y sobre ello poco debate hay. A ver si ahora tenemos que callarnos las verdades porque hay gente que prefiere no escucharlas. Lo cierto es que cada cual hace lo que puede lo mejor que puede, pero al menos que no lo haga engañado, digo yo.

      Y sí, diferentes tipos de estudios tienen diferentes niveles de evidencia ¿y?. No entiendo que quieres decir con eso. De hecho hemos cambiado muchos comportamientos en nombre de una ciencia no respalda por la evidencia necesaria. Eso es lo que estoy denunciando.

      Eliminar
    4. Se DEBE para evitar la muerte súbita???? Me parece muyyyy aventurada esa afirmación a nivel de evidencia

      Eliminar
  10. Que se debe dormir con El Niño para prevenir la muerte súbita? Eso es un poco atrevido no? Vamos a ver.... desde mi experiencia, bebe recién salido de neonatos, 2 kilitos de peso, cama de 140 con dos adultos uno de 65 kg y otro de 90.... lo siento, pero yo me sentía mucho más tranquila teniéndole en su minicuna, a mi lado, pero sin miedo a poder hacerle daño.... llamadme loca... 🙄🙄🙄🙄 Ha dormido genial desde bien chiquitito, ahora está en su cuarto y duerme toda la noche del tirón, sin llorar ni pasarlo mal, se despierta feliz y contento, y habiendo descansado perfectamente. Cada familia sabe y conoce a sus hijos y lo que necesitan.

    ResponderEliminar
  11. Todas las sociedades de pediatría y organismos de salud recomiendan dormir con el bebé al menos hasta los 6 meses en la misma habitación en una cuna al lado de la cama. Paloma, no recomiendan en la misma superficie, aunque la AAP admite que si das de mamar es mejor que lo metas en tu cama a que lo hagas en un sofá y te quedes dormido ahí con el bebé en brazos. Son reticentes a dejar que el bebé duerma en la cama del adulto, eso es cierto, pero diversos autores aseguran que estas reticencias se basan en estudios muy sesgados y, si bien hay claros factores de riesgo que se asocian a un aumento de el peligro de SIDS cuando se combinan con el bedsharing, en ausencia de los mismos se puede practicar un "bedsharing"seguro. Una forma de practicarlo es, por ejemplo, con las cunas adosadas(aunque la AAP no se atreve a recomendarlas oficialmente porque no se ha investigado sobre ellas suficiente).

    Por supuesto que cada familia debe encontrar sus propias soluciones. Yo nunca he dicho lo contrario. Repito: lo que denuncio es que estas soluciones se basen en mentiras contadas por los expertos, las cuales fuerzan comportamientos en contra de los valores y sentimientos de muchas familias. Simplemente.

    Si vas a entrenar a tu hijo de 6 meses para que duerma solo a base de dejarle llorar, yo no puedo evitarlo, pero deberías saber que:

    1- El sueño en solitario no es ningún hito en su desarrollo ni imprescindible para que duerma bien. Y, en cualquier caso, llegará a su debido tiempo (pero el de tu hijo, no el de la asociación de pediatría)

    2- Dormir en compañía es la manera natural para los niños, dada su extrema vulnerabilidad durante la noche. Sus reclamos no son una patología, sino una reacción instintiva al peligro y el desamparo.

    3- Está demostrado que el colecho intencionado tiene numerosos efectos positivos para toda la familia. Nunca ha demostrado efectos negativos, ni siquiera el más temido de todos: sobre la relación de pareja. Pues nada de nada. Las familias que duermen juntas por convicción son felices, comen perdices, y los padres follan un montón.

    ResponderEliminar
  12. Me encanto Maria Berrozpe!!! y gracias por difundir estas verdades.

    ResponderEliminar
  13. No entiendo porque se reacciona tan mal a la crítica,la duda,o la opinión diferente (siempre y cuando no se ponga en riesgo al bebé/niñx). Pedir argumentación seria a las distintas posturas y enfoques es lo mínimo que se puede hacer cuando se está orientando a un tipo de educación. Yo he colechado (todavía viene a nuestra cama cuando quiere/necesita)he dado pecho, etc.
    Pero no entiendo que se viva de esa manera tan violentada la diferencia.

    No creo en las malas madres(salvo excepciones excepcionales). Y no hay madre que no tome decisiones equivocadas o menos acertadas para su hijx. Por favor,un poco menos de radicalidad.
    Leer algunas respuestas,me sonroja María Berrozpe y creo que es lo que ayuda a dudar de aquello que defiendes para quien no lo tiene claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Radicalidad? ¿En qué punto? decir claramente que la pediatría del sueño ha basado sus investigaciones, tratamientos y recomendaciones en la naturalización del sueño en solitario, entre otros comportamientos no naturales para nuestros niños ¿te parece una radicalización? Pues diles a los padres que han aplicado el método Estivill y ahora están más que arrepentidos, o a esos que no metieron a su hijo en la cama porque se creyeron las mentiras de algunos expertos y ahora se arrepienten porque no hacerlo supuso meses o años de sufrimiento y malas noches, que decir la verdad te parece una radicalización.

      De verdad, yo no sé por qué cuesta tanto entender algo tan simple.

      Y algo que yo no entiendo ¿Tanto cuesta comentar con nombre propio? ¿Por qué todas las críticas no constructivas vienen siempre de anónimos?

      Eliminar
    2. Por cierto: yo no defiendo, informo. Si acaso defiendo el derecho a estar bien informados. Si eso te sonroja....... ¿la verdad te sonroja?

      En cualquier caso, es curioso: un anónimo colechador que critica una información neutral que apoya su comportamiento y compartida por el afán de comunicar. Es bastante sospechoso.....

      Eliminar
  14. Pero donde queda el sentido común y las características propias de casa familia e individuo? Si el bebé duerme solo antes de los seis meses das por hecho que ha sido algo traumático para el y en mi caso mis hijas durmieron en su habitación (la segunda acompañada de la mayor) desde bien pequeñas, y a mi me parecían súper felices, tenían un sueño estupendo, y nada de métodos; no lloraban y se dormían solas sin ningún atisbo de sufrimiento.
    ¿Me vais a decir ahora que no he hecho lo que debía?
    Está claro de donde venimos, y que al fin y al cabo somos animales, pero que pasa con la madres trabajadoras? Que pasa con las que no tienen el matrimonio perfecto ni el apoyo incondicional de todos los que le rodean?
    Existe un equilibrio entre todo y se llama SENTIDO COMÚN

    ResponderEliminar
  15. A parte de que el sentido común es el menos común de todos los sentidos :o), nadie te está diciendo que hayas hecho nada mal. Repito: cada cual encuentra sus soluciones. Lo importante es que todos actuemos debidamente informados. No sé en que lugar del post has leído que si duermen solos de pequeños es malo y traumático. Lo que en realidad digo es que si tu hijo quiere dormir contigo es normal, no es ninguna patología, y el que diga lo contrario miente. A partir de ahí, a partir del conocimiento de que el comportamiento de tu hijo es sano, natural y esperable, tú puedes enseñarle a dormir solo, faltaría más. Pero es muy diferente que lo hagas sabiendo que lo haces yendo en contra de su naturaleza (lo que no tiene por qué ser obligatoriamente malo; todos aprendemos comportamientos "en contra de nuestra naturaleza" para adaptarnos a la sociedad en la que vivimos) pero es necesario por vuestras condiciones particulares, a que lo hagas pensando que lo haces por su bien, porque si no le enseñas a dormir solo nunca dormirá bien (lo que es una fragante mentira que todavía esgrimen muchos pediatras).

    ResponderEliminar