lunes, 3 de octubre de 2011

SOBRE EL" SENTIDO COMÚN" DE ALGUNOS DE NUESTROS PEDIATRAS



El sentido común.


Existen muchas diferentes definiciones para el sentido común, pero mi preferida es la siguiente:

"Dícese del menos común de todos los sentidos"

Esta es sin duda  la más popular, y en internet aparece en innumerables ocasiones bajo la autoría de un tal H Greeley. Y es que, como bien dice el autor de este artículo que he encontrado en la red al buscar definiciones de sentido común: 

"...cada grupo de personas va a tener un sentido común distinto, por lo tanto el "sentido común" no es la respuesta universal a todos los problemas, es la respuesta consensuada de un grupo de personas basándose en las reminiscencias de la inercia social a la que se ven sometidos".

Todo lo dicho hasta ahora me lleva a una conclusión: Cada vez que alguien que pretende defender a capa y espada un argumento se ve obligado a recurrir al "sentido común" ("¡Esto es así por sentido común!"), pierde irremediablemente poder de convicción, ya que está demostrando la ausencia de argumentos realmente convincentes. 

Os preguntaréis por qué de repente me ha dado por ponerme a reflexionar sobre el sentido común. La razón es que hace unos días me enteré de la publicación del nuevo libro de mi estimadísimo (ene)(a)migo doctor Eduardo Estivill, esta vez en coautoría con el doctor Gonzalo Pin. Y el título del libro me pareció extraordinariamente representativo de lo que nos íbamos a encontrar en su interior: 


¡ Ahí queda eso! ¡Y se han quedado tan anchos!

En mi vida había visto un título de libro tan extraordinariamente irrespetuoso e insultante como este. Es IMPRESIONANTE. Ya veo, doctores Pin y Estivill, que los padres y profesionales que no estamos de acuerdo con la linea de crianza que ustedes marcan no tenemos "sentido común". 

He echado un vistazo a las 40 primeras páginas del libro, y reconozco que cada una de mis células se me llena de adrenalina cuando leo consejos como este:

"Recomendamos que la mamá alimente al niño siempre que pueda en el mismo lugar, con luz, música ambiental suave y temperatura agradable. El bebé debe permanecer despierto durante todo el tiempo de la toma. Esto es bastante difícil, pues tiende a quedarse dormido cuando come. Háblale, hazle pequeñas caricias y estimúlale suavemente para que se mantenga despierto. Esto favorecerá que coma más y empiece a entender que la comida va asociada a estar despierto. La mamá debe seguir las normas de la lactancia materna a demanda o biberón, según su deseo y las recomendaciones de su pediatra".

En sólo siete líneas nunca había visto tantos consejos sin sentido:

1- ¿Alimentar siempre en el mismo sitio? Entonces no nos movamos de casa durante los próximo meses (o años), no vaya a ser que a nuestro hijo le entre hambre en cualquier lugar y tengamos que volver corriendo para encender el hilo musical, bajar las luces y sentarnos en nuestra butaca de lactancia. Esto, dicho sea de paso, va a venir de maravilla a nuestra depresión postparto: en lugar de salir con nuestro peque a la calle todo lo que podamos para disfrutar de la vida al aire libre, el sol, los parques y los amigos, mejor nos obsesionarnos con dar el pecho siempre en el mismo sitio, con una música ambiental adecuada, la luz a la intensidad correcta y la temperatura perfecta ¡Dios mìo! Que madre desnaturalizda soy. Yo, que he amamantado a mis bebés en los bancos de los parques, sentada en los tranvías, flotando suavemente en una piscina, o en la cima del Jungfrau ¡¿Como habrán sobrevivido a semejante muestra de falta de "sentido común"!!!!!?

2 - Lo de que el bebé debe de permanecer despierto durante toda la toma debe de ser una obsesión que tiene el doctor Pin, porque le he leído este consejo en numerosas ocasiones en la sección de consultoría que tiene en la revista Ser Padres. Dicen que es difícil. Por supuesto que es difícil. Va en contra de la naturaleza del bebé, de la naturaleza de la madre, de la naturaleza de las tetas de la madre y de la naturaleza de la leche de las tetas de la madre; o sea, va en contra de la naturaleza de la madre naturaleza en sí. Y por supuesto, ir en contra de tantos factores y tan importantes es evidentemente difícil. Lo que yo no entiendo es la necesidad de realizar semejante proeza, excepto en el caso de bebés muy prematuros o enfermos que tienden a dormirse sin ser capaces de alimentarse suficientemente. Pero es evidente que aquí no se refieren a estos casos. La única razón que se me ocurre es un maléfico deseo de complicar la vida al personal porque, de verdad, y con el corazón en la mano:

 No hay manera más sencilla, natural, amorosa y perfecta de dormir a tu hijo que dormirlo al pecho.

Dicen los doctores que mantener al bebé despierto favorecerá que asocie la comida a estar despierto...... esta aclaración  no sé por donde cogerla. Mirad que le doy vueltas y no hay manera. Sólo puedo decir que a mis hijos nunca les he aplicado este "método" de "lactancia sin dormir nunca al pecho" (todo lo contrario: siempre he usado el pecho para dormirlos) y desde luego nunca se me han caído dormidos delante de un plato de lentejas, ni se me ponen a bostezar cuando les saco una ensaladilla rusa. 

3- La frase final tampoco tiene desperdicio: La mamá debe seguir las normas de la lactancia materna a demanda o biberón, según su deseo y las recomendaciones de su pediatra". Sencillísimo. Ya me diréis como compaginamos todos estos factores cuando:

* La madre sólo quiere que el bebé engorde y crezca bien, pero está agotada porque, como no puede dormir a su hijo al pecho, se obliga a despertarlo antes de ponerlo en la cuna y claro, luego no hay quien vuelva a dormirlo. Así que arrastra unas ojeras hasta las orejas y se muere por dormir cuatro horas seguidas aunque sea sólo una vez al día.

* El bebé quiere tomar hoy cada 2 horas pero tal vez mañana cada 4, aunque en general por la tarde mejor cada media hora hasta las 4 de la madrugada. Eso estos días, porque dentro de unos días más la dinámica puede ser absolutamente diferente. Y además anda bastante fastidiado porque, cuando por fin coge el sueñecito enganchado a la teta, mamá  irremediablemente lo despierta, poniéndole de muy mal humor y con muy pocas ganas de dormirse de nuevo aunque esta realmente agotado.

* El pediatra depende de la escuela que siga: Si es de los modernos y bien informados estará de acuerdo con dar libertad absoluta al bebé. Si es de la promoción de los Pediatrasaurus  caducus te dará un completísimo horario muy bien especificado de a que hora serán las tomas y cuantos minutos en cada pecho. Acompañado todo por un detalladísimo horario de papillas varias que deberás (sí o sí) introducir el primer día del cuarto mes de vida. En medio de las dos posiciones tienes a pediatras que te dicen que "no antes de dos horas pero a demanda" o los que aseguran que "en cada toma debes de dar los dos pechos". 

Les aseguro, mis queridos doctores, que intentar seguir todos los consejos reunidos en estas siete líneas puede cargarse la felicidad del bebé, la madre y la familia entera en un visto y no visto. Se lo digo por experiencia, porque cuando fui madre primeriza estuve a puntito de caer en sus garras pero, gracias a Dios, reaccioné a tiempo de salvar la crianza y la lactancia de mi hijo. A pesar de todo pagamos las consecuencias de intentar seguir tan absurdas normas con muchas horas de sueño perdidas, horas de llanto ganadas y varias mastitis fulminantes. 

Si es que nos lo están poniendo en bandeja. A pesar de que en un primer vistazo da la sensación de ser un libro escrito desde el amor y el respeto a las necesidades de los hijos, a la que lees un poco en detalle queda clarísimo que, al menos en lo que a crianza se refiere, es un manual para adiestrar hijos que "no molesten" y que hagan todo lo que sus padres quieran: duerman cuando los padres quieran y donde los padres quieran; coman cuando los padres quieran, lo que los padres quieran y donde los padres quieran; y todo pasando por encima de las necesidades básicas y genuinas de nuestros hijos desde el mismo momento del nacimiento. 

Eso sí, parece que la numerosas críticas a las polémicas obras del doctor Estivill (no sé nada de las dos publicaciones del doctor Pin) han dado sus frutos porque es evidente la suavización y el enmascaramiento de su discurso inicial. ¡Quien le ha leído y quién le lee, doctor Estivill! 

Pero lo cierto es que hay situaciones en las que ponerse en un punto medio no es honesto - o se da lactancia a demanda o no se da, o se aplican métodos conductistas en la educación o no se aplican, o respetas las necesidades de tu hijo o no lo haces, o sigues tu deseo maternal o no lo sigues -  por lo que su discurso actual queda muy poco coherente.  Además de que supone un peligro porque engaña sobre sus verdaderas intenciones con palabras suaves y buenos propósitos.

Por ejemplo. Lo que escriben sobre la lactancia materna en estas cuarenta páginas. Lo representan como "un gran dilema": dar el pecho o no darlo. Como una mera "opción personal". Así se cargan de un plumazo el hecho evidente de que dar el pecho es la opción por defecto, lo natural, y que cualquier opción diferente se toma cuando hay probadas evidencias de que esta primera no es posible. De esta manera presentan la lactancia artificial al mismo nivel de prioridad que la lactancia materna.

Y No. La lactancia materna y la lactancia artificial no pueden tener la misma prioridad a la hora de elegir entre una y otra. Eso es como decir que el hecho de que el bebé empiece a caminar con sus piernas o ponerle unas prótesis artificiales es "un gran dilema" y "una opción personal". Creo que para cualquier persona en sus cabales amputar las piernas a un niño sano para que ande con prótesis le parece una aberración y una bárbara crueldad. Por motivos culturales, sociales o políticos la lactancia materna ha sido sistemáticamente ignorada y despreciada en los últimos siglos en nuestra sociedad occidental y por eso poca gente se escandaliza hoy en día de que una madre se plantee siquiera la posibilidad de no darle pecho a su hijo porque sí, porque no le apetece. Pero ustedes, doctores Estivill y Pin, tienen LA OBLIGACIÓN de luchar contra esta actitud tan mayoritaria  desde su posición de médicos que conocen, no las ventajas de la lactancia materna, sino los inconvenientes y efectos indeseados de la lactancia artificial.

Porque esa es otra. En todo buen manual de pediatria que se precie no se puede dejar de hablar de las "ventajas" de la lactancia materna. ¿Verdad doctores?

Pues tampoco. Hoy en día cualquier manual de pediatría y crianza que se precie de estar actualizado y de apoyar las recomendaciones de las más importantes sociedades de pediatría y de la misma OMS, no debería hablar de las ventajas de la lactancia materna, sino de los inconvenientes de la alimentación con leche de fórmula. Es un matiz extraordinariamente importante porque define claramente que la opción por defecto debería ser siempre la lactancia materna, dejando la leche de formula para los casos en los que la primera es ABSOLUTAMENTE imposible. Que los hay, no lo dudo, y la madre que se encuentra obligada a recurrir a la leche de fórmula por encontrarse en uno de estos casos, desde luego que no es una mala madre, ni es peor madre que la que puede dar teta a su hijo.

El siguiente párrafo no puedo leerlo sin una taza de tila delante. Casi me produce urticaria reproducirlo aquí (mis comentarios a las frases van en rojo):


"En cualquier caso, las fórmulas infantiles de leche son la alternativa. Como lo serán probablemente más adelante, cuando tengáis que comenzar a preparaos para volver al trabajo y os veáis obligadas a dejar de amamantar a vuestro bebé (podéis leerlo en el siguiente capítulo)". Lo único que puedo hacer ante este despropósito es dejaros la maravillosa obra editada por La Liga de la Leche en la que varias madres nos cuentan como mantuvieron su lactancia al retomar su vida laboral: Las hijas de Hirkani. Menos mal que no tengo acceso al siguiente capítulo del libro porque no acabaría nunca este post. 


"...... El hecho de alimentar al bebé con biberón facilita que los padres participen en la alimentación y refuercen su papel paternal desde el principio". Por supuesto, ¡El padre que no alimenta a su bebé ni es padre ni es nada! ¿ Donde se ha visto que se respete la necesidad del bebé de tomar y chupar teta? De nuevo un documento de La liga de la Leche, donde los padres que quieran ejercer su papel siguiendo como directriz las necesidades de su hijo encuentran ideas estupendas de como hacerlo: Rol del padre en la lactancia. 


Conviene subrayar que dar el biberón puede ser un momento de contacto entre ambos igual de intenso y emotivo. Todo depende del amor con que se haga. Todos los momentos con el bebé pueden ser intensos y emotivos. Desde bañarle hasta cambiarle el pañal o llevarle a pasear al campo. Dar el biberón no tiene nada que no tengan esos otros momento y en cambio si carece de algo fundamental: no respeta completamente las necesidades del bebé. Porque el biberón, no lo olvidemos, es un sustituto del pecho que sólo debería de ser utilizado cuando el pecho no está disponible. Incluso aunque el "bibi" venga llenito de leche materna, el pecho siempre será más agradable y beneficioso para el bebé y por lo tanto su uso debería quedar restringido a los momentos de verdadera necesidad, y no al capricho del resto de la familia de alimentarle. 


¿Otras diferencias? Las fórmulas artificiales de leche se digieren más despacio que la materna, por lo que la frecuencia de las tomas acostumbrará a ser más dilatada. ¿Y no se les ocurre, caballeros, que esta característica de la leche materna, lejos de ser una ventaja que permite distanciar las tomas, es una desventaja para el aparato digestivo del bebé que puede influir negativamente en su desarrollo, e incluso provocar enfermedades en el futuro?


Por supuesto, en este prometedor libro no podía faltar una referencia a la "esclavitud" que puede suponer la lactancia materna si no se cuenta con la imprescindible ayuda de unos biberones que permitan a la madre liberarse y que otra persona alimente a su bebé:



"Que des el pecho no quiere decir que seas imprescindible. Utiliza un extractor de leche o sacaleches para guardar una cantidad (en el frigorífico se puede conservar hasta 2 días, y congelada hasta 3-6 meses) y que el padre o alguna persona cercana pueda, en un momento dado, alimentar al bebé si tú no puedes hacerlo o si quieres descansar un poco. También te será de utilidad si tienes un acúmulo excesivo de leche para lo que demanda tu bebé."



De nuevo esa imagen de la madre que está que se muere por separarse del niño. Que está cansada de su niño. Que necesita que otros se ocupen del niño para que ella pueda descansar. De nuevo esa imagen de la lactancia como un grillete alrededor del cuello de la mujer, atándola irremediable y trágicamente a la boca de su hijo. Y nada sobre los momentos de tranquilidad, relajación , intimidad, contacto amoroso y fusión física y espiritual que regala la lactancia  a la diada madre-bebé ( Ah! claro, recordemos que la madre no se puede relajar al dar el pecho porque tiene que estar pendiente de que el bebé no se duerma. Se me había olvidado). Nada sobre las otras múltiples tareas que el padre, la abuela o la suegra pueden hacer para ayudar a la madre a concentrarse y fusionarse con su hijo.

Y nada sobre la necesidad importantísima, especialmente en este primer mes de vida del pequeño, de que se produzca el ajuste entre la producción y el consumo de leche. Ajuste que se verá dificultado si la madre se dedica a sacarse leche con el sacaleches para tener reserva en la nevera o para que el resto de la familia tenga el honor de alimentar al bebé. El sacaleches debería usarse sólo para descargar un poquito el pecho demasiado lleno, lo suficiente para que deje de molestar. Pero si se utiliza demasiado sólo provocará una sobreproducción que puede llegar a ser muy dolorosa y molesta.

Señores doctores: ¿No se les ha ocurrido que la madre lo que necesita es el tiempo, la libertad, la tranquilidad y el apoyo necesarios para alimentar y dormir a su hijo y con su hijo cuando ambos quieran y necesiten? ¿No se les ha ocurrido que todas esas absurdas normas sobre que el niño no se duerma al pecho, duerma en su propia cuna y  se le duerma de una determinada manera y a unas determinadas horas, o se le vaya "enseñando a dormir" para que así deje dormir a sus padres........ son las causantes de que el niño y su cuidado sean vistos y sentidos por su madre y su padre como una esclavitud, como una imposición de la que se necesita "descansar"?

¿No se les ha ocurrido, señores doctores, que la madre SI ES IMPRESCINDIBLE para su hijo, dé o no el pecho? ¿Han oído hablar de la herida primal? ¿Realmente creen que un sacaleches y un biberón van a cambiar la necesidad que la criatura tiene de su madre? ¿Realmente creen que dificultar con sus normas la capacidad de la madre para satisfacer las necesidades más básicas de su criatura ayuda a ninguno de los dos?


A propósito, otro detalle extraordinariamente esclarecedor. El apartado titulado "Ventajas de la lactancia materna" contiene unas 90 líneas de texto (sí, me he molestado en contarlas) de las cuales sólo 20 están dedicadas a la lactancia. El resto, unas 70 (todavía dentro de este apartado), hablan sobre el biberón y su preparación, así como de los famosos cólicos. ¿Hace falta comentar nada más sobre esto? Me temo, doctores Estivill y Pin, que ustedes sólo pretenden quedar bien con la tendencia actual a apoyar la lactancia desde todos los ámbitos, pero sin la menor intención de hacerlo realmente. Queridos lectores, aquí os dejo un ejemplo de un texto que realmente pretende explicar e informar sobre los beneficios de la lactancia materna, escrito por Mireia Long en Bebes y Más. Pasen y comparen.



¿Que pretenden exactamente vendiendo tanto consejo sinsentido? ¿Que Nestlé y compañía les paguen los viajes a congresos? No se me ha pasado el inquietante paralelismo entre los consejos que ya he citado y los que vimos hace unos meses en el vídeo editado por Nestlé sobre el sueño de los bebés

¿Cual es su principal objetivo escribiendo libros como este? ¿Vender millones de libros a madres y padres angustiados, inseguros, con el deseo enmudecido, solos, asustados ante lo que se les viene encima con el nacimiento de su hijo y que además arrastran ellos mismos las consecuencias de su propia herida primal?

Porque, evidentemente, los padres que escuchamos nuestro propio deseo maternal/paternal no necesitamos que nadie nos venda un manual de pediatría tan lleno de "sentido común". No, los padres que hemos descubierto donde están las respuestas para satisfacer a nuestros hijos en sus verdaderas necesidades sólo necesitamos a los pediatras para algún antibiótico ocasional, el control de una fiebre alta, unos mocos rebeldes, unos puntos de sutura en una herida especialmente profunda o las vacunas de rigor. Y ya está. Yo no necesito que mi pediatra me diga como, donde y con quien deben de dormir mis hijos. No necesito que me diga que le enseñe a dormir o que le ofrezca comida cada 3 minutos hasta que se la coma. Eso está fuera de su competencia. La crianza de mi hijo es cosa mía, no de su pediatra. Cuando mi hijo, por enfermedad o accidente cae en un estado patológico entonces acudiré a su pediatra. Pero antes no. Antes sería obligar a este respetable profesional a asumir una responsabilidad que me corresponde a mi, no a el/ella.

Y con este libro es lo que ustedes pretenden. Que los padres nos olvidemos de lo que íntimamente sabemos, desoigamos nuestros más profundos deseos y dejemos la crianza de nuestros hijos absolutamente en sus manos. Y desde luego, siguiendo sus consejos se entra en una dinámica tan adulterada y dificultosa que ya no queda más remedio que estar irremediablemente enganchado a sus manuales para tirar hacia adelante. 

Doctores Pin y Estivill, su pediatría del sentido común sólo consigue convertir el ejercicio de la crianza de nuestros hijos en un infierno de normas absurdas y necesidades insatisfechas. Que pena que, en lugar de cultivar sus respectivas especialidades, en las que no dudo de que sean ustedes brillantes, escribiendo todo lo que les venga en gana dentro de sus respectivos campos y en las revistas científicas en las que corresponde, se dediquen a meterse en donde nadie les llama, utilizando su prestigio para validar unos consejos que hacen más mal que bien y que se hunden por su propio peso.

Dejen la crianza para las madres y los padres. Nosotros, cuando algo no funcione o tengamos dudas, acudiremos a los profesionales que consideremos oportunos: pediatras, psicólogos, pedagogos, maestros....... y por favor, no nos tomen por ignorantes e incultos.

Un detallito muy esclarecedor de su libro: no tiene sección de bibliografía. Esto significa que ni siquiera se molestan en citar esas fuentes con un rigor científico tan máximo, como ustedes dicen. Todas las obras científicas basadas en evidencias tienen que tener las citas de las fuentes originales. Se ve que ustedes no lo han considerado necesario porque, total, su obra sólo la van a leer padres, abuelos, cuidadores y educadores. ¿Para que molestarse en citar nada?

Para finalizar diré que por principio estoy absolutamente en contra de la quema de un libro. Para mi los libros son sagrados y su censura me recuerda las épocas más negras de nuestra historia. Pero en este caso si que me gustaría recomendar al Ministerio de Sanidad español que en la portada de nuestro protagonista añadiera un pequeño párrafo alertando de los indeseables efectos que conllevará para la salud mental y física del bebé, su madre y toda la familia, seguir sus consejos sobre crianza.

Informar para prevenir nunca está de más.

Otras artículos relacionados:

Crítica a las primeras 40 páginas de "Pediatría con sentido común" (I)
Estivill delira
Como no conciliar y no sentirse culpable por ello. Por el doctor Estivill.
Estivill a la carga
Estimado doctor Estivill
El método más sencillo
Miedo a la oscuridad
Los niños que duermen con sus padres tienen menos problemas
La condición mamífera
Què vol dir “dormir bé”?

64 comentarios:

  1. Genial y esclarecedor. Estoy tan de acuerdo contigo que, si no te importa, lo copio en mi blog poniendo tu enlace...
    Cuanto a más gente llegue, mejor ¿no te parece?
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Concha, es un honor que lo publiques en tu blog. Y tienes toda la razón. A ver si estos padres primerizos que navegan por google buscando guías de crianza llegan a este artículo y más que se escribirán, porque el tema da para mucho :o)

    ResponderEliminar
  3. Se puede decir más alto, pero no más claro :)

    Por cierto, caso verídico: el sábado en un restaurante. Cinco niños de edades entre 4 años y siete meses. Dos toman teta, tres no. Los dos de teta, de 7 y 25 meses, se echan sus siestas tranquilamente después de comer, durmiéndose ambos al pecho.
    El de 4 años, no duerme. La de 29 meses, que dejó la LM a los 20 días, y la de 11 meses que acaba de ser destetada hace 2 semanas de manera abrupta, se pasan toda la comida irritables, llorando, gritando... A la hora y media están tan cansadas, que la de 29 meses acaba por dormirse y los padres de la de 11 deciden irse porque "esto ya no hay quien lo aguante".
    Mientras, la de 7 meses y el de 25, roncando tan felices. Ambos han comido tranquilamente y no han llorado ni un solo segundo.
    En fin, ventajillas de la teta...

    ResponderEliminar
  4. No me gusta el artículo ME ENCANTA, no se puede dejar más claro la verdadera importancia de la LM, a ver si estas locas madres que damos el pecho empezamos a cambiar un poquito el mundo porque si es por estos pediatras.... lo llevamos claro.

    ResponderEliminar
  5. muy acertado, gracias María, otar q tiene las tripas revueltas de ver esas 40 págs por encima, puagg

    ResponderEliminar
  6. Ole, Ole y Ole!!!

    ResponderEliminar
  7. Se puede decir más alto pero no más claro!

    ResponderEliminar
  8. Totalmente de acuerdo!!!

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias a todas por vuestros elogios al artículo. Quiero animaros a escribir los vuestros...... vale la pena que el "Deseo mater/paternal" se extienda por la red para eclipsar a este indeseable, pero tan vendible, "sentido común" :o)

    ResponderEliminar
  10. Por favor, gracias! Este párrafo me ha dado ganas de aplaudir y hacer la ola, no necesariamente en ese orden, jajaja!

    "Porque, evidentemente, los padres que escuchamos nuestro propio deseo maternal/paternal no necesitamos que nadie nos venda un manual de pediatría tan lleno de "sentido común". No, los padres que hemos descubierto donde están las respuestas para satisfacer a nuestros hijos en sus verdaderas necesidades sólo necesitamos a los pediatras para algún antibiótico ocasional, el control de una fiebre alta, unos mocos rebeldes, unos puntos de sutura en una herida especialmente profunda o las vacunas de rigor. Y ya está. Yo no necesito que mi pediatra me diga como, donde y con quien deben de dormir mis hijos. No necesito que me diga que le enseñe a dormir o que le ofrezca comida cada 3 minutos hasta que se la coma. Eso está fuera de su competencia. La crianza de mi hijo es cosa mía, no de su pediatra. Cuando mi hijo, por enfermedad o accidente cae en un estado patológico entonces acudiré a su pediatra. Pero antes no. Antes sería obligar a este respetable profesional a asumir una responsabilidad que me corresponde a mi, no a el/ella."

    Ex-ce-len-te!!!

    María

    ResponderEliminar
  11. Gracias María. Aunque debería haber añadido que la responsabilidad de criar a mis hijos es mía y de su padre je,je,je.... es que cuando me altero puedo olvidarme de detalles importantes ;o)

    ResponderEliminar
  12. Como siempre un 10 a tus palabras María....eres la leche y valga la redundancia con tanta leche jejeje!!!

    ResponderEliminar
  13. "Común" significa también "vulgar" en ocasiones. Es impresionante la manera de maquillar la verdad. ¡Enhorabuena por tu blog!

    ResponderEliminar
  14. Gracias Heleni. Y por cierto, muy rico tu blog. Me has animado a añadir un nuevo apartado a mis blogs favoritos: los de recetas. a ver si me pongo las pilas en este campo y dejo de una vez los filetes a la plancha y los espagueti. Mi familia lo agradecerá, seguro ;o)

    ResponderEliminar
  15. ya que nos ponemos con ganas de quemar libros yo también quemaría el de ''duermete niño'' y el de ''a comer'' jaja madre mia...pero que personaje, cada día le tengo más manía, esta lleno de INCOHERENCIAS!!!!! a este tio solo le mola el vender libros sacados de la manga para ganar un gran pastizal, y lo peor es que haya padres que se crean a este tipejo

    ResponderEliminar
  16. Totalmente de acuerdo,algunas de tus palabras las he usado yo,cuando alguien me ha aconsejado que le pregunte al pediatra si es bueno,que aún le de el pecho a mi hijo (31 meses)yo le he contestado que mi hijo será el que decida cuando lo deja,que el pediatra es para cuando este malito nada mas,así que no entiendo la manía que le ha entrado a este hombre de querer cambiar nuestras vidas con sus "superconsejos sacados desde el sentido común"y encima le sale un aliado,que viendo lo que escribe en la revista ser padres,es el mismo perro con distinto collar,de verdad,felicidades por tus palabras tan acertadas,me encanta leerte.
    Por cierto el otro día,tuve que llevar a mi niño al pedriata(el mio no estaba y había una sustituta)y cuando vio,que se me enganchaba a la teta me dijo que mi hijo era un vicioso,que mi teta ya no servía nutricionalmente para nada,me quede muerta pues no pedí su opinión,solo acerté a decir que era bueno para los dos y que mi leche era más buena que cualquiera de esas de vacas,que se venden por ahí,vamos sin palabras.
    Saludos Mariaesther

    ResponderEliminar
  17. Ole, ole y ole... im-pre-sio-nan-te tu post.
    Deberiamos retar a este hombre a pasar una tarde con nuestros hijos y sus respectivas tetas...
    Continuo pensando: EstivillEVIL y ahora amigo de Pin, quiza les llame los Pin y Pon (en clave claro), jajajaja....
    Yo como no tengo nada de "su sentido comun", continuo amamantando a mi principe de 14 meses y debo decir:Y ORGULLOSA DE HABER LLEGADO HASTA AQUI...
    Un besazo a todas las mamis que por aqui andamos ¡todas a unaaa!

    ResponderEliminar
  18. Maria Esther, que barbaridad que todavía haya pediatras diciendo esas estupedeces. Yo he decidido que si alguno me dice algo semejante al día siguiente va a recibir un paquete de artículo por e-mail para que los lea con detenimiento y deje de hacer el rídiculo.

    Arnau, ja,ja,ja Pin y Pon... ya te digo, Dios los cría y ellos se juntan....

    ResponderEliminar
  19. Yo tengo pensado escribir una pequeña reseña también sobre este libro, breve, porque no he leído ni una página, en Bebés y más.

    Yo creo que eso de "sentido común" lo dice como recochineo, cachondeíto, porque si no no lo entiendo.

    En fin, que se desprestigia solo y lo peor es que el tío sigue vendiendo libros...

    ResponderEliminar
  20. Hola,
    Hemos comentado esta entrada en nuestro resumen semanal de blogs de papás y mamás.
    Un saludo desde Bebés y más!

    ResponderEliminar
  21. Caramba! tanto despropósito y consejos en contra del bienestar de nuestros niños y niñas al tiempo, es una locura!!!

    El sentido común jamás esta en contravia del amor y el respeto.

    ResponderEliminar
  22. Me encantaa!! Ya lo compartí en mi perfil de facebook y se lo envié especialmente a mis amigas embarazadas. Todo el mundo se tiene que enterar que podemos, que queremos disfrutar la crianza con nuestros peques. Que la lactancia ES. Besos desde México! :)

    ResponderEliminar
  23. Hola Reeducando a Mamá!
    Acabo de venir de la librería de hojear por encima esta nueva "joya" y me alegra ver que alguien ya haya puesto el grito en el cielo, no es para menos. De sentido común, nada de nada...
    A ver si entre tod@s dejamos en evidencia de una vez por todas al "especialista" en sueño que habla de eso y todo lo demás...
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  24. Que artículo tan bueno! enhorabuena!, escribes y expones tus argumentos sencillamente fenomenal, mas claro que el agua de manantial. Totalmente de acuerdo con cada una de tus letras: es especial estas mis preferidas: "Señores doctores: ¿No se les ha ocurrido que la madre lo que necesita es el tiempo, la libertad, la tranquilidad y el apoyo necesarios para alimentar y dormir a su hijo y con su hijo cuando ambos quieran y necesiten? ¿No se les ha ocurrido que todas esas absurdas normas sobre que el niño no se duerma al pecho, duerma en su propia cuna y se le duerma de una determinada manera y a unas determinadas horas, o se le vaya "enseñando a dormir" para que así deje dormir a sus padres........ son las causantes de que el niño y su cuidado sean vistos y sentidos por su madre y su padre como una esclavitud, como una imposición de la que se necesita "descansar"?"

    SIMPLEMENTE MARAVILLOSO!

    ResponderEliminar
  25. Hola de nuevo! Si no te importa, he puesto un enlace a esta entrada en un post que acabo de publicar donde hago un repaso/critica a la seccion de conciliacion familiar y laboral de este mismo libro. Como te podras imaginar, no tiene desperdicio... en la misma linea...

    ResponderEliminar
  26. Creo que no puedo decir nada que no se haya dicho ya. Me ha EN-CAN-TA-DO tu artículo, te hago la ola, igual me animo a enlazarte y poner mis propios comentarios,... Respecto a lo de la quema del libro, yo creo que debe editarse y guardarse copias por muchos años: Igual que ahora nos escandalizamos de algunos manuales de "Medicina" de otras épocas, que quede para la vergüenza de estos señores por los siglos de los siglos. Ah, el doctor Pin me cae fatal cuando lo leo en la revista, porque no da opciones, sino que sienta cátedra: "Esto son malos habitos, y debéis actual así". Ahh, no lo soporto!!!! Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Alucinante... Vaya ganas de llenarse el bolsillo a costa de los más indefensos... Puajjj.

    ResponderEliminar
  28. Armando, sí yo también lo interpreto así. Como una respuesta a las críticas que ha recibido siempre por parte de un sector cada vez más importante de profesionales y padres. Y la última entrevista en el País lo confirma: Nos acusa directamente de ser unos ignorantes y que el único que tiene un respaldo científico es EL!!!!! Impresionante. Pero ya estmaos en camino de demostrarle lo contrario. Se va a tener que tragar sus palabras con ese platito de arroz tan rico que se comía mientras hablaba....

    Lola, gracias por citar el artículo en vuestro blog.

    Avizuell, también muchas gracias por compartir. Tenemos que llenar la red y las librerias de las evidencias en su contra!!!!!!

    Andrea, por supuesto que puedes poner todos los enlaces que quieras.

    Mariale, Misteriosa y Eloisa, muchas gracias por vuestros piropos al artículo. Me alegro mucho de encontrar tanta gente con las cosas tan claras. tenemos que actuar con contundencia desde el mundo de los profesionales y de los padres. A ver si los que "sentamos cátedra" somos nosotros de una vez!!!!!! :o)

    ResponderEliminar
  29. ¡Felicidades María! Tu artículo es el más leído en mi blog. Tiene un montón de visitas. Ya te dije... cuanto más personas lo lean, mejor. ¡Ánimo y gracias!

    ResponderEliminar
  30. Gracias Concha!!!! aquí también ha batido records!!!!!

    ResponderEliminar
  31. Lo de este hombre no tiene nombre!
    Me apena tanto pensr que algunos padres primerizas puedan caer en sus redes.....
    Muy bien explicado todo en tu post!

    ResponderEliminar
  32. Gracias y enhorabuena, a partes iguales :))

    ResponderEliminar
  33. Fantástico artículo, he puesto un enlace en mi blog (http://elmundodekim.blogspot.com/2011/10/pediatria-sin-sentido.html), espero que no te importe.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Qué bueno!! Me parto con lo de las lentejas. Qué gran consejo, ya te digo. Pa mear y no echar gota.

    Me encanta tu blog y tu co-libro.
    Un saludo,
    Amaia.

    ResponderEliminar
  35. No puedo estar más de acuerdo en todo. Lo que dices de las lentejas también lo había pensado yo (qué mal lo estoy haciendo con mis hijos, les estoy creando una terrible asociación de conceptos, no podrán dormirse sin comerse un bocata en la cama, y no podrán comer sin quedarse dormidos con la cabeza en el plato...)
    Ah, por cierto, según este libro las madres que amamantamos debemos (cito literalmente) evitar tomar medicamentos. Así, en general. Ni "consulta con el médico/farmacéutico", ni una mención a la magnífica web del Hospital de Denia e-lactancia.org... Hala, no toméis medicamentos y a tomar pol c*, y se queda tan ancho el tío...

    Lo comparto en facebook. :)

    ResponderEliminar
  36. No se puede decir más claro... vaya panda de impresentables...

    ResponderEliminar
  37. CHAPEAU!!!! se puede decir más alto pero no más claro... que ahora el Estivill se meta a dar consejos sobre lactancia.... :S lo que nos faltaba!!!!

    ¿cuando los pediatras empezarán a reciclarse sobre la lactancia y dejaran los bulos de una vez? (hay tan pocos que sepan de lactancia... no me entra en la cabeza como las comadronas y muchas enfermeras/os...saben de lactancia y en cambio, la mayoría de pediatras no tienen ni idea) será porqué Nestlé paga sus congresos? en serio???!!!

    ResponderEliminar
  38. Qué alivio leerte! A veces me siento tan contra-corriente. Estamos 1oo% de acuerdo contigo y me encanta la caña que das. Gracias.

    ResponderEliminar
  39. A mí, sinceramente, me da igual el Dr. Estivill y demás. Pero la verdad es que, como Pediatra, veo totalmente exageradas y fuera de lugar esas críticas que hacéis a las frases del libro y a la actividad del pediatra en general. Simplemente, porque creo que sacáis fuera de contexto palabras como "sentido común", y dáis por verdades absolutas cosas que no creo que lo sean. Si creéis que el Dr. Estivill piensa que todas las madres son unas ignorantes es porque no sabéis que hay mucha gente que está muy perdida, y a la que no le viene mal recibir algo de información sobre ciertos cuidados básicos. Por frases muy similares podría dar la sensación en este blog de que pensáis que no necesitan de los Pediatras para la Puericultura... y creedme, las Urgencias de Atención Primaria y Hospitales están llenas de madres que no saben ABSOLUTAMENTE nada de los cuidados básicos del niño, la fiebre, los mocos, la dieta, etc.
    Ser extremista no suele funcionar, ni en un sentido ni en otro. Me parece una crítica muy parcial, eso es todo.
    Repito que me importa muy poco el libro de este señor, pero hay muchas frases de las expuestas que pueden ser explicadas sin necesidad de que las madres se tengan que sentir ofendidas.

    Fdo. Pediatra de Sevilla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La labor de los pediatras es excelente y, desde luego, entiendo que son necesarios para ayudar a las madres y padres a criar a los niños con salud. Pero quizás no deberían meterse en ciertos asuntos que yo consiero que no tienen mucho que ver con la salud (que es su ámbito) y sí con la intimidad familiar y la manera en que se organiza cada familia.

      Agradecería que mi pediatra, en lugar de preguntarme cosas como: '¿Y duerme del tirón?' '¿Se duerme el solo?' '¿Duerme en su cuarto?' Preguntase: '¿Se le ve activo?' '¿Está normalmente de buen humor o se le ve irritable?' El cansancio, la tristeza y la irritabilidad pueden ser síntomas de un problema de salud. Pero si el niño duerme solo o en el cuarto de la abuela, o si toma teta siempre en el silloncito del salón, o a veces en un banco del parque, es algo que creo que al pediatra le debería traer si cuidado.

      Eliminar
  40. Primero de todo gracias a todas las comentaristas desde Onavis hasta Ana.... como son comentarios expresando vuestro acuerdo con el artículo no puedo añadir mucho más, salvo daros las gracias por vuestro apoyo.

    Estimado Dr anónimo, también muchísimas gracias por su comentario, aunque si realmente le da igual el "Dr. Estivill y demás" no entiendo muy bien porqué ha leído el artículo, ya que va absolutamente dirigido a los consejos sobre crianza de las primeras 40 páginas del último libro del Dr Estivill. No es que sea, como usted dice, una crítica muy parcial. Es que, repito, es una crítica con un objetivo muy concreto: los consejos sobre crianza (en este caso concretando más, sobre lactancia y sueño) de los doctores Pin y Estivill.

    No estoy sacando nada fuera de contexto, al contrario, es usted el que me lo está sacando a mí, al desvincular mis comentarios de la existencia del Dr estivill y su libro.

    ResponderEliminar
  41. ¿Me podría concretar que doy por verdad absoluta y que usted no cree que lo sea? ¿Tal vez que no tiene nada de malo que duerma a mi niño al pecho? Porque eso, desde luego es, simplemente, verdad: no hay nada de malo en que un niño se duerma en el pecho de su madre. ¿Tiene pruebas para afirmar lo contrario y, no sólo eso, sino también aconsejar a las madres para que no dejen que su hijo lo haga? Seguro que no. Ni usted, ni los doctores Pin y Estivill, pero ya ve, ellos lo aconsejan. Y no, no lo están aconsejando en casos concretos. Lo están aconsejando A TODO EL MUNDO.

    Y sí, por desgracia el país está lleno de madres sin ninguna idea de criar a su hijo. No tienen ni los mínimos conocimientos. Por eso los consejos de estos doctores son tan malignos. Porque si todas las madres estuvieran debidamente informadas le aseguro que ni el doctor Estivill, ni el doctor Pin, ni ningún doctor recomendando insensateces, venderían lo que venden.

    ResponderEliminar
  42. Que existan madres que no tienen ni idea de crianza es algo que debería solucionarse. Desde luego sería muy conveniente unas cuantas lecciones a todas las embarazadas (y embarazados) dadas por diferentes profesionales: puericultores, pediatras, psicólogos, educadores........ Esta ignorancia tan abundante es preocupante y es un problema a solucionar. Pero no se va a solucionar en absoluto cuando unos profesionales escriben sobre temas de los que no son especialistas, meten la pata hasta el fondo con sus consejos y consiguen que los padres anden en la crianza de sus hijos mucho más perdidos de lo que ya estaban.

    ResponderEliminar
  43. ¿Que le parecería a usted que cualquier persona se pusiera a diseñar edificios (su propia casa, por ejemplo) sin haber hecho los estudios correspondientes de arquitectura y basándose en los conocimientos que han adquirido leyendo un "manual de arquitectura con sentido común para inquilinos con sentido común" escrito por unos especialistas en patologías de la construcción (que existen y no tienen porqué ser arquitectos)?

    ¿Por qué para el ejercicio de la mater/paternidad nadie tiene que prepararse pero para ejercer cualquier profesión sí? ¿POr qué se admiten consejos sobre como ejercer la mater/paternidad a cualquier profesional especialista en la más peregrina disciplina mínimamente relacionada con el mundo infantil, cuando en cualquier profesión nos reiríamos a la cara, cuando no directamente denunciaríamos, el intrusismo laboral?

    Dígame doctor: ¿Cuantas horas dedicó usted a la lactancia durante su carrera de, me imagino, alrededor de diez años de duración? Y digo horas porque dudo muchísimo que llegara usted a dedicar ni un sólo día completo. Supongo que las mismas que el doctor Estivill, pero mírelo usted: ahí lo tiene escribiendo y aconsejando sobre lactancia.

    ¿De verdad cree que exagero? Pues eso es que no comparte mi experiencia personal desde madre primeriza e ignorante tratando de criar a su primogénito siguiendo ese tipo de consejos tan desafortunados e inconvenientes hasta convertirme en una madre mucho más informada, estudiosa de diferentes disciplinas relacionadas con la crianza de mis hijos y consciente de su propia inteligencia para valorar, sospesar, comparar y profundizar en ellas. Cuando me hicieron comulgar con ruedas de molino pasé muchas horas de dolor, lloros y enfermedad... gracias a una preparación más profunda pude ir ahorrándome todos esos errores, con lo que mis lactancias subsiguientes y la crianza en general de mis hijos fue y es mucho más placentera, tranquila y satisfactoria para todos.

    POr eso, porque recuerdo mi propio dolor y el de mis hijos, me encienden libros como este y escribo artículos como el que usted se ha leído. Y seguiré haciéndolo, junto con el cada vez más numeroso número de padres, madres y profesionales de la infancia que dan una visión diferente sobre la crianza; una visión basada en verdaderas evidencias científicas, pero no sólo eso, también basada en la propia naturaleza humana, en el mundo de los sentimientos y deseos y, por lo tanto, más respetuosa y acorde con nuestras verdaderas necesidades y las de nuestros hijos.

    ResponderEliminar
  44. Sólo una cosa, que no me ha gustado, porque me he sentido un poco herida: alimentarse con leche de vaca produce enfermedades?

    Mi madre no me alimentó así. No tengo ninguna enfermedad. Soy más alta que la media de la gente de mi edad. No tengo alergias. No se lo reprocho a mi madre. Estoy bien.

    Un poco de respeto con la gente que no ha tendido la oportunidad de ser amamantado/a.

    ResponderEliminar
  45. No me he presentado en el post anterior, perdon.

    Soy María, soy pedagoga y tengo un postgrado en programas de intervención en famílias en primera infancia.

    Espero que no me despellejen por el anterior comentario, pero deberíamos ser un poco más diplomáticos. Con ello no digo que debamos estar de acuerdo con Estivil (no lo estoy).

    Gracias.

    ResponderEliminar
  46. Hola tocaya, muchísimas gracias también por tu comentario. Yo también fui alimentada con leche de vaca, como la gran mayoría de bebés de mi generación. Y sí, siempre he sido y sigo siendo alta. Hasta hace unos años (ahora tengo 41) nunca tuve alergias (ahora a todos los pólenes de mi ciudad) y siempre me he considerado una persona muy sana.... Pero eso no tiene valor "científico" o estadístico. Los estudios dicen lo que dicen y dicen que la leche idónea para el bebé, la que tiene todo lo que necesita es la leche materna. Las leches adaptadas son eso, leches adaptadas, a las cuales les faltan muchísimos componentes (cada día se descubren más) de la leche humana y les sobran otros. Esa es la realidad. ¿Que son una buena opción en algunas circunstancias? sin duda. Y los niños que no pudimos ser alimentados con leche humana tuvimos muchísima suerte de tener unas leches adaptadas con tanta calidad. Hace unos siglos la leche "adaptada" era leche de vaca diluida con agua y azúcar añadida, y los bebés que no tenían el pecho de su madre morían como moscas.

    Hoy ya no es así, pero a pesar de la calidad de las nuevas leches adaptadas siguen muriendo y enfermando más niños alimentados con leche adaptada que alimentados con leche materna. Esa, simplemente, es la realidad.

    No sé trata de diplomacia. Se trata de información. Y la información real es que la leche materna humana es por defecto el alimento de un bebé humano. Esta afirmación es tan real que las compañías fabricantes de leche adaptada tienen que seguir un rigurosísimo protocolo en su publicidad, y dejar bien claro que la leche humana es lo mejor para el bebé. Así que imagínate si esa información es cierta que hasta se impone en la publicidad y los paquetes de leche de fórmula, a pesar de que no les conviene en absoluto y seguro que les ocasiona pérdidas económicas.

    Ninguna madre debería sentirse culpable si se ve obligada a dar leche de fórmula, porque estará haciendo lo mejor para su bebé dadas las circunstancias (yo lo hice con mi primer hijo). Pero TODAS las madres deben tener información veraz en sus manos antes de decantarse por ella sin verdadera necesidad. Y los profesionales de la salud DEBEN encargarse de que esto sea así, en lugar de confundirlas utilizando términos como los utilizados por los señores Pin y Estivill en este libro.

    ResponderEliminar
  47. Te iba a hacer la ola y a jalearte como una posesa, pero veo que todos hemos descubierto cuántas verdades cuentas aquí. Me encanta, felicidades!!! es como si tus palabras permitieran sacar la rabia contenida que muchos llevamos dentro cuando oimos tantas sandeces. Felicidades por materializarlo! Lo difundo!!

    ResponderEliminar
  48. He llegado gracias a Gemma y la manada, y me ha encantado. Odio (bueno, no odio, pero no me gusta)la gente que dice que te tengo que pedir consejos al pediatra sobre crianza. Como dice Carlos González, todo lo que te digan va a ser a partir de su experiencia y de las costumbres, porque ellos NO ESTUDIAN CRIANZA, sino enfermedades. Gracias a dios!!

    ResponderEliminar
  49. que sepas que tienes que tener algún tipo de psicopatología, porque todas las madres que estamos contra Estivill estamos muy mal de lo nuestro, llenamos los psiquiátricos todos los días...

    ResponderEliminar
  50. Hola! Acabo de "descubrirte" gracias al blog del sueño.
    Gracias por poner palabras a todo lo que pienso.
    Yo también soy pediatra prolactacia, prosueño compartido, promadres, propadres, probebés, proabrazos...
    Me encanta cuando a alguna familia que viene con su idea de lo que supuestamente es "correcto" en la crianza, las ideas que pululan por todas partes, salidas del "sentido común" (sic) de... una sociedad que no considera personas a los niños y bebés... pues cuando les suelto uno de los ejemplos humorísticos de Carlos González u otros en la misma línea, para que se den cuenta de las incongruencias de esas ideas... de pronto se les relaja la frente y sonríen.
    Gracias a tí voy a tener muchos más ejemplos (un cerebro solo da para poco, hay que sumar, sumar para crecer).
    Solo lamento no tener más tiempo, ni mas eco, ni más fuerzas.. pero poco a poco, aunque sea de uno a uno, ... en la consulta.. que también tengo twitter, y un poco de credibilidad entre mis compañeros de profesión... y ganas...
    Muchas gracias otra vez.

    ResponderEliminar
  51. Eres una demagoga sensacionalista, encima eres de un machista que tira para atrás , mamas como tú hacen que las que eligen opciones como el biberón se sientan mal , yo mis tetas las usare si me dá la gana para alimentar a mi hijos o no, y si no me da la gana ,les dare biberon, cosa que a ti y otras locazas os jode, pues se crian y alimentan igual, si , IGUAL , a ver si se te mete en la cabeza.
    Hala , hay queda eso, estás anclada en el pasado, abre la mente anda...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no mery, no se crían igual. Y eso no lo digo yo. Lo dicen todas las asociaciones de pediatría DEL MUNDO. Será que tú sabes más que ellas. Pero tu haz lo que quieras con tus tetas, faltaría más. La madre que se sienta mal por no dar el pecho a su hijo no lo hará por mis palabras, eso te lo aseguro. Por lo demás si no te gustamos ni mi blog ni yo mejor dejas de leerlo ¿Para que gastar esta energía? Si no tienes nada constructivo que decir, aunque sea discrepando de mis opiniones, más allá de insultos, mentiras y sandeces te agradecería que no dijeras nada.

      Odio tener que censurar comentarios pero desde luego no voy a permitir más comentarios en este tono. Los próximos de este tipo (maleducads, groseros y sin argumentos) se irán directamente a la basura.

      Eliminar
  52. POr tercera vez en la historia de este blog he borrado un comentario. Bueno, de hecho dos y de la misma persona. mei. Ha sido porque se limitaban a insultar.

    A mi me encantan los comentarios de la gente que no está de acuerdo con mis ideas. ME ENCANTAN. Siempre y cuando sean comentarios argumentados y respetuosos, realizados con el ánimo de entrar en un sano debate que siempre será instructivo y enriquecedor para todas las partes.

    Siempre me ha sentado muy mal cuando me han borrado comentario en blogs donde he comentado de esta manera que os digo, siempre argumentando las razones de por qué no estoy a favor de lo que se dice en un post determinado. Te esfuerzas en elaborar un escrito bien hecho, explicado y argumentado y luego resulta que el autor ni se atreve a entrar en debate contigo. Bueno, al final es muy respetable porque, al fin y al cabo, como dijo Beatriz Gimeno en su blog para explicar por qué borra todos los comentarios disidentes, el blog es la casa del autor y, por lo tanto, tiene derecho a dejar entrar a quién quiera. Por eso por ciertas casas yo ya no paso de visita. Por otras si, aunque sepa que suelo disentir del autor o autora, a pesar de lo cual me siento bienvenida.

    En este blog expongo mis conocimientos, filosofía y hasta sentimientos. Estoy abierta a la expresión de todas las corrientes de pensamiento siempre que se expongan desde el respeto. Los mismísimos Pin y Estivill son aquí bienvenidos si la base de su debate es el respeto. Evidentemente siempre contestaré defendiendo mi postura y siempre intentaré hacerlo desde la posición de respeto con que yo misma espero ser tratada.

    ResponderEliminar
  53. La tal mery, en forma de anónimo esta vez, sigue con sus mensajitos sin sentido. Por favor, para ya..... no sirve de nada. No voy a permitir ese tono en mi casa. Si estas a favor de este libro de que habla este post argumenta tus ideas y debatiremos. Si te vas a limitar a insultar y atacar sin sentido te agradecería que te fueras porque es una pesadez tener que estar borrando tus mensajes.

    El último anónimo decía: "Para nada estás abierta a la expresión de otras corrientes , tus hechos te retratan, y tus palabras también... "

    Vamos a ver: el que me exprese otras ideas para debatir tendrá eso, un debate. Yo tengo mis ideas y las defenderé.

    Insultar no es debatir. Atacar sin argumentos no es expresar otras corrientes. El que quiera hacer eso que se vaya a tirar su basura emocional a otro sitio pero no en este blog, por favor.

    ResponderEliminar
  54. Muy de acuerdo, María. En mi trabajo diario como Consejera de lactancia me topo bastante con este sentido común "pediatril" (palabra inventada) y no te imaginas las cosas que sigo oyendo. De las últimas: "hay dos formas de dar la teta: a demanda y con horario. Yo recomiendo la última...porque la primera es muy esclavizante". Siempre lo he dicho: los pediatras están para prevenir o solucionar los problemas médicos (de salud!) de nuestros hijos, y no para ser consultados sobre crianza y lactancia; sobre la primera, simplemente te dirán lo que la abuela hizo con la mamá, y la mamá con ellos (con toda la carga de prejuicios que ello implica)...y sobre la segunda es que simplemente (la gran mayoría de ellos) no saben del tema. Además, detrás de cada comentario destructor en potencia de tantas y tantas lactancias...en realidad hay un ser humano herido o marcado, de una u otra forma, por su propia lactancia (la lactancia que recibieron o no sus hijos) y, más aún, la lactancia que él o ella recibieron de su madre. Patricia Angulo.-

    ResponderEliminar
  55. gracias de todo corazòn cuanta falta hace como padres primerizos estos consejos, yo lamentablemente sòlo lo comprendì con mi segundo hijo, quise hacer caso al pediatra pues fui mamà muy joven y tristemente ese tipo de crianza estaba màs llena de restricciones que de amor.... pero hoy digo que no hay nada màs maravilloso en este mundo que ver a mi hija en su tetita.

    ResponderEliminar
  56. No puedo estar mas deacuerdo con tus palabras por desgracia ay pediatras que aun dicen ay tan grande y aun toma pecho te utiliza d chupete y mi contestacion siempre es la misma el chupete es el sustituto de la teta ami me encanta dar el pecho a mis hijos x cierto boy a entrar en otro dilema el otro dia me dijeron que cuandi tienen dientes no se les debe dar el pecho x la noche xq se le pican los dientes y mi hijo mayor tien picadas y le an salido cuando emos dejado el pecho me podrias decir algo sobre eso un saludo y gracias

    ResponderEliminar
  57. Judith, en prinicipio no esta en absoluto demostrado que la lactanca materna nocturna (n diurna) provoque caries. Lo que sí es muy importante es que tu hijo se acueste con los dientes bien limpios, aunque luego le des de mamar por la noche. También que no coma alimentos azucarados, claro (bollería, chuches...etc)Si te interesa profundizar sobre este tema tal vez te interesen los talleres de Louma en Amor Maternal (http://curso.consultaodontologica.com/)

    ResponderEliminar
  58. soy madre de una niña de año y medio, le di el pecho hasta que ella sola lo fue dejando, ella mamó hasta los 9 meses y es lo más bonito que he hecho en toda mi vida, tuve que hacer lactancia combinada por el trabajo, pero casi toda la leche que tomó fue mia, es muy tragona y por el momento no tengo problemas con la comida, no ha comido ni un solo potito, todo ha sido hecho en casa, una pregunta ¿alguien se ha dedicado a provar esa comida?, Yo si y os aseguro que es malísima por no hablar de lo dulces que son muchos de los "postres lacteos" otros sucedaneos de comida infantil ¿realmente les gusta? personalmente leo mucho las etiquetas de los productos envasados, y muchos estan llenos de E-...¿alquien se los mira? a mi hija le estoy dando todo hecho en casa, si que es verdad que quita tiempo de otras cosas pero la comida que sea de calidad, luego se ponen menos enfermos y es real.

    ResponderEliminar